Juanra Peña

Sobre mí

Perfil (2)
“Una pequeña revolución es algo saludable de vez en cuando”

(Capitán Marko Ramius, a bordo del Octubre Rojo)

(Si quieres conocer mi perfil profesional, puedes verlo en LinkedIn)

¿Somos quienes pensamos que somos o lo que hemos hecho? Supongo que una mezcla, así que intentaré atender ambos criterios.

Dice mi madre que cuando nací, en 1977, había inundaciones, y que me tuvieron que llevar a casa en barca por la avenida Amaia, el límite entre los municipios vizcainos de Leioa y Getxo; me he despellejado las rodillas en ambos muchas veces.

Empecé a trabajar como periodista en Galea, la revista que fundó Ramiro Pinilla, y pasé unos años maravillosos en la radio en Gorliz Irratia. Más tarde me marché a Dublín -oficialmente para perfeccionar el inglés, ya tu sabes. Volví, un par de años después, como becario ICEX, lo que me sirvió, entre otras cosas, para conocer India (el pozo de los deseos del Taj Mahal no funciona, aviso a navegantes).

No sé si me vieron cara de que me iba la marcha, pero me mandaron a una de las junglas urbanas más grandes y vibrantes del mundo: la Ciudad de México. Seis años de corresponsal para EFE y El Mundo (y un breve flirteo con CNN), que me enseñaron sobre la vida y el oficio de contarla.

La tierra tira, así que acabé regresando a Euskadi -prometido y con una perrita-, para especializarme en comunicación digital, redes sociales y gabinete de prensa. Es decir, salto al otro lado de la barrera. Muy conveniente para tomar una visión de conjunto y las distintas partes del proceso, del origen de la noticia al final. Así, durante cinco años, la mitad con mi propia empresa, Mercurio Media.

Algo que me condujo a embarcarme con arrojo-me bebí el resto del café de un sorbo, cerré el periódico y exclamé: “¡qué demonios!”- en un MBA. Volver a clase es duro, pero se sufre con gusto. “Buscáis la fama, pero la fama cuesta y aquí es donde vais a empezar a pagar. Con sudor“.  Y con sueño, los sábados.

Ahora, desde Madrid, trabajo para una agencia de Naciones Unidas, en el ámbito de la comunicación digital y multimedia. Junto a un gran equipo del que aprendo cada mañana y cada tarde.

No sé si será por la crisis global o por estar casado con una economista, pero desde hace unos años leo todo lo que puedo sobre economía, desarrollo y desigualdad.  Mi labor actual me ha llevado a especializarme en refugiados y asilo.

Me gusta hacer muchas cosas y también no hacer ninguna. El truco está en saber cuándo toca una cosa y cuándo otra.